Misiones y Operaciones de la Política Común de Seguridad y Defensa de la UE en 2017

Left
Right

La Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD) permite a la Unión asumir un papel de liderazgo en las operaciones de mantenimiento de la paz, la prevención de conflictos y el fortalecimiento de la seguridad internacional. Es una parte esencial del enfoque integral de la Unión Europea en la gestión de crisis, tanto en el ámbito civil como en el militar. De este modo, la Unión Europea actúa permanentemente en la búsqueda de nuevas formas de trabajo en aras de la paz, la seguridad y el desarrollo sostenible.

El Informe Anual 2017 de la Política Común de Seguridad y Defensa proporciona una visión general de cómo las operaciones y misiones de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD)   responden a tres prioridades: estabilizar nuestra región, contribuir a la resiliencia de los países socios y mejorar la capacidad de respuesta de la Unión Europea.

La Alta Representante de la Política Exterior de la Unión Europea señala en este informe cómo el trabajo realizado en el último año hacia una Unión Europea de seguridad y defensa ha logrado más avances que las realizaciones de las últimas décadas.

 

La promoción de la paz y la seguridad internacionales forma parte de la esencia de la Unión Europea. Las partes en conflicto y la comunidad internacional tienen en cuenta cada vez más a la Unión Europea  para apoyar los esfuerzos en favor de la paz, ya sea en África, Oriente Medio o los escenarios regionales más cercanos. Las Misiones y Operaciones de la Unión Europea son un ejemplo significativo para hacer frente a las crisis en una de manera integrada.
 
Actualmente la Unión Europea tiene desplegadas 16 misiones y operaciones de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD), que se han convertido en una característica esencial de su política exterior. Los efectivos - unos 2.000 civiles y 3.300 militares - desplegados en Europa, en el medio Oriente y África contribuyen directamente a nuestra propia seguridad dentro de la Unión Europea. Gracias a estas misiones, la Unión Europea es percibida externamente como un proveedor de seguridad global: un organismo confiable y un socio indispensable para la paz y la seguridad.

En este momento  hay desplegadas diez misiones civiles (en Kosovo, Ucrania, Georgia, Níger, Malí, el palestino ocupado Territorios, Irak, Libia y Somalia) y seis misiones y operaciones militares (en Bosnia Herzegovina, el Mediterráneo central, Somalia -en tierra y fuera de la costa, Mali, y la República Centroafricana). También se han articulado una Célula Híbrida y una Célula de Coordinación Regional Militar con personal en cada país del G5 Sahel (Chad, Mauritania, Burkina Faso, Níger, Mali). Además se acaba de establecer una nueva Misión civil para apoyar la estabilización de Irak tras su liberación de Daesh. Esta Misión incluye, por primera vez en la historia, un experto en protección del patrimonio cultural.

Debido al cambio en las amenazas de seguridad se ha profundizado de modo particular en la combinación del compromiso civil y militar que refleja un enfoque propiamente europeo de la seguridad y la defensa. Dicho enfoque radica precisamente en esta cuidadosa combinación entre acciones civiles y militares específicas que hacen de la Unión Europea un actor único de seguridad en el mundo en la búsqueda de la paz.
 

COLABORADORES

 
La cooperación es un principio clave en el trabajo de seguridad y defensa de la Unión Europea. Por este motivo, la Unión Europea trabaja en colaboración con otros actores: en muchas de las misiones y operaciones se trabaja directamente con Naciones Unidas y con la Unión Africana; en Ucrania y Georgia se coopera estrechamente con la OSCE; en Níger se trabaja con la Organización Internacional para las Migraciones. Además se trabaja con agencias de la Unión Europea como FRONTEX y EUROPOL, OSCE, INTERPOL, organizaciones no gubernamentales y otras agencias de desarrollo tanto de la Unión Europea como fuera de la misma, como Japón, EE. UU. y Canadá.

Pero el trabajo en seguridad y defensa durante 2017 no se ha centrado solo en las Misiones y Operaciones. La cooperación con la OTAN se ha llevado a un nivel sin precedentes: el año pasado se anunciaron 42 acciones conjuntas con la OTAN, y en diciembre de 2017 se agregaron 34 acciones más. También se estableció una Revisión Anual coordinada de los presupuestos de defensa nacional y con la Comisión Europea se creó un Fondo Europeo de Defensa: por primera vez se están comprometiendo recursos comunes.  Con la participación de 25 Estados Miembros se ha  lanzado la Cooperación estructurada permanente en materia de defensa con la finalidad de facilitar la cooperación entre las fuerzas armadas de los Estados Miembros, completar algunas lagunas en las capacidades, y lograr un gasto de defensa más eficiente.
 

ACCIONES EN 2017

 
Desde la perspectiva civil, para fortalecer la resiliencia y la estabilización de los países socios en proceso de recuperación o que se ven afectados por los conflictos y la inestabilidad, se han desarrollado:

  • 530 acciones de capacitación para más de 11.000 personas en la lucha contra el tráfico de armas y de personas, técnicas forenses, gestión de recursos humanos, políticas de orden público, lucha contra la corrupción, identificación de fraude documental, aplicación de las leyes locales sobre migración irregular o gestión de fronteras y seguridad marítima, entre otros temas.
  • Asesoramiento a 2.490 funcionarios de nivel directivo medio y superior de los servicios policiales, órganos judiciales y altos funcionarios de los Ministerios de Interior y de Justicia.
  • Participación en el procesamiento o juicio en 39 juicios penales y supervisión de 290 casos penales relacionados con delitos de guerra o crimen serio y organizado.
  • Influencia en la redacción de casi 200 leyes y en las políticas y estrategias de instituciones nacionales, regionales o gubernamentales mediante asesoramiento y aportando lenguaje en áreas como la Reforma del Sector de la Seguridad (SSR), los códigos de procedimiento penal, la incautación de activos, el lavado de dinero y la jurisdicción judicial.
  • Suministro de equipos por valor de 8,4 millones de euros a socios locales y ONG locales.
  • Gestión de 1.400 llamadas a través de una línea directa para reducir tensiones y realización de 100 entrevistas de consulta a los actores locales sobre la futura forma del trabajo de la Política Común de Seguridad y Defensa en el Sahel.

Desde la perspectiva militar, se ha establecido por primera vez una capacidad de planeamiento y coordinación para misiones y operaciones militares. También se estableció, en coordinación con el ámbito civil, una Célula de Coordinación de Apoyo Conjunto para explotar al máximo las sinergias civiles-militares.

También se ha hecho trabajo de campo en la lucha contra el terrorismo y la lucha contra la migración irregular.

Para apoyar el desarrollo de capacidades, se han realizado misiones tanto ejecutivas como no ejecutivas y Operaciones que incluyen múltiples actividades de capacitación a corto y largo plazo para alrededor de 4.400 personas en el nivel táctico. La capacitación ha incorporado de forma continua la dimensión de los derechos humanos: se ha formado en sensibilización sobre las minas a 17.786 ciudadanos, y se ha asegurado que 313.000 toneladas métricas de ayuda del Programa Mundial de Alimentos llegara a Somalia sin problemas por mar.
 

LOGROS EN 2017

 
En Kosovo se han implementado Acuerdos de Diálogo facilitados por la Unión Europea en integración de la justicia, integración de la gestión de fronteras y registro civil, promoviendo la normalización y la estabilización entre Kosovo y Serbia. Además, se mantiene el apoyo al tribunal establecido en La Haya para atender denuncias de graves violaciones del derecho humanitario durante el conflicto en Kosovo.

En Ucrania se ha contribuido a la adopción por parte del Ministro del Interior de una estrategia de desarrollo 2017-2020, que fortalecerá el papel de la formulación de políticas del Ministerio.

En Georgia, se ha colaborado en la reducción de la tensión y facilitado los acuerdos entre las partes en conflicto.

En Palestina, se ha apoyado la capacidad de la institución clave en la gestión de fronteras, mediante el desarrollo de manuales operativos.

En Libia, se ha aumentado la capacidad para operar con mayor frecuencia sobre el terreno en Trípoli. Esto ha permitido apoyar un importante documento conceptual sobre la reforma del sistema integrado de gestión de fronteras.

En Irak la Misión se estableció en tan solo 4 meses en respuesta a una solicitud iraquí de asistencia por parte de la Unión Europea.

En Nigeria, se ha asistido a la aprobación presidencial de la Estrategia Nacional de Seguridad Interna y se ha inaugurado la sede central en Agadez.

En Mali se ha fortalecido la capacidad de la “Brigada de Investigación Especializada” (BIS) a través de la provisión de capacitación especializada para la mejora de las prácticas de investigación. Se han apoyado los esfuerzos de Mali para desplegar fuerzas de seguridad en el centro del país.

En otras zonas del Sahel se ha establecido una Célula de Coordinación Regional civil-militar señalando el compromiso de la Unión Europea de apoyar al G5 (Níger, Malí, Chad, Burkina Faso y Mauritania) en la Reforma del Sector de la Seguridad, y se ha asesorado para el establecimiento de la Fuerza Conjunta del G5.

En Somalia se ha progresado en la definición de la arquitectura de seguridad marítima somalí gracias al liderazgo europeo en el ámbito internacional del Enfoque Integral para la Seguridad, que permite una toma de decisiones estratégicas mejores y más coordinadas para que los socios somalíes alcancen objetivos marítimos tales como la creación de la Guarda Costera Federal y la Policía Marítima Regional. También se ha apoyado la redacción de la Estrategia de Defensa Nacional de Somalia.

En el mar Mediterráneo se han salvado 10.759 vidas, entregado a más de 30 contrabandistas a las autoridades italianas, y se han decomisado 155 buques de contrabando.

En el Océano Índico se ha contribuido significativamente a la reducción de la piratería, con 12 intentos de ataques piratas frustrados en 2017 y la detención y transferencia de 6 sospechosos de piratería a las autoridades de Seychelles.

En la República Centroafricana se ha apoyado la validación y la firma del Plan de Defensa Nacional y los documentos fundadores de las estructuras del personal de las Fuerzas Armadas.

En Bosnia Herzegovina se ha apoyado el primer ejercicio conjunto a gran escala de la policía de Bosnia, el ejército y la misión de la Unión Europea EUFOR.

En Moldavia, se ha ayudado a desarrollar una estrategia nacional para contrarrestar el tráfico ilegal de tabaco y se han conducido operaciones conjuntas con el resultado de la incautación de 1.706 armas de fuego, más de 179.000 municiones para armas individuales y más de 950 granadas.

Se han realizado presentaciones en más de 130 talleres de gestión de crisis, conferencias y sesiones de formación en Bruselas y en toda la Unión Europea dirigiéndose a una audiencia total de 800 personas procedentes principalmente de la Unión Europea pero también de otros países como China y  Estados Unidos, y organizaciones como OTAN,  OSCE y ONU.
 

PARTICIPACION DE ESPAÑA EN LAS MISIONES Y OPERACIONES DE LA UNION EUROPEA

 

 

España participa en todas las misiones de la Unión Europea y es el principal contribuyente a las operaciones con 839 efectivos.
En el marco de esta participación, España está presente en todas las misiones militares que la Unión Europea desarrolla en el continente africano, con despliegues en Malí, República Centroafricana, Somalia, Senegal y Gabón, así como en las operaciones que tratan de impedir el tráfico ilegal de personas frente a las costas de Libia y la piratería en el océano Índico.

España está especialmente comprometida con la operación Eunavformed Sophia  con un total de 261 efectivos a fecha de 31 de marzo. Esta es una operación militar de la Unión Europea (en la que participan 25 estados miembros) en el Mediterráneo central meridional - frente a las costas libias- para luchar contra las redes de tráfico de personas y prevenir los flujos de migración irregular.

La participación en la misión EUTM Mali implica una contribución en este momento de 292 efectivos para alcanzar el objetivo de la Unión Europea de ayudar al Ejército maliense a mejorar sus capacidades militares, para que pueda recuperar la integridad territorial del país. Nuestro país asumía el 31 de enero de 2018 por segunda vez el mando de la misión de la Unión Europea EUTM-Mali, en la que participa desde abril de 2013.
 
Fuente: Unión Europea, Ministerio de Defensa.

 

 
Con el apoyo de Red.es
Seguridad Nacional un proyecto compartido