La Unión Europea refuerza la ayuda ante Emergencias y Catástrofes

Left
La Unión Europea refuerza la ayuda ante Emergencias y Catástrofes
Right

La Unión Europea está reforzando sus capacidades de protección civil a fin de mejorar la prevención de riesgos y de proporcionar un apoyo en caso de catástrofe natural o de origen humano. Con ese objetivo, el Consejo adoptó ayer, día 7 de marzo, una Decisión por la que se modifica el Mecanismo de Protección Civil de la UE.

Esta Decisión prevé la constitución de un conjunto adicional de recursos, las capacidades rescEU, para prestar asistencia en situaciones en las que las capacidades globales existentes no sean suficientes.

Con ello se quiere contar con una mejor respuesta y prestar ayuda más rápidamente, aun en caso de tener que responder simultáneamente a múltiples emergencias. Además, con esta nueva regulación se busca mejorar la prevención de riesgos, ya que se exige a los Estados miembros que sigan desarrollando la evaluación de su capacidad de gestión de los riesgos y su planificación.

La Decisión será firmada formalmente por el Consejo y el Parlamento Europeo la próxima semana y posteriormente el texto se publicará en el Diario Oficial de la UE y entrará en vigor al día siguiente.

Mecanismo Europeo de Protección Civil

Se creó en 2001 con el objetivo de mejorar la cooperación entre los Estados miembros y facilitar una mayor coordinación en el ámbito de la protección civil. Participan todos los Estados miembros de la UE, así como Islandia, Noruega, Serbia, Macedonia del Norte, Montenegro y Turquía. Cualquier país del mundo y otras organizaciones internacionales pueden solicitar ayuda en caso de catástrofe a través de este mecanismo.

Desde su puesta en marcha, el Mecanismo de Protección Civil de la UE se ha activado en más de 300 ocasiones, proporcionando una ayuda adicional a países que afrontan todo tipo de emergencias y contribuyendo a la protección de los ciudadanos afectados. En cuanto a las intervenciones de terceros países, cabe destacar, entre otros, el brote de Ébola en África occidental (2014) y en la República Democrática del Congo (2018), el conflicto en  Ucrania (2014) o el terremoto en Nepal (2015).

En el último semestre de 2018 se ha activado en 13 ocasiones (6 para emergencias de dentro y 7 fuera de la UE), siendo los incendios forestales la emergencia de mayo número de intervenciones.


 

España es un país comprometido y participante activo en numerosas acciones realizadas en el marco de este Mecanismo. La Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil da cobertura y organiza la contribución del Estado al Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea y las misiones de cooperación internacional en esta materia, cada vez más frecuentes y complejas.

¿Cómo funciona?

Tras una solicitud de asistencia a través del Mecanismo, el Centro de Coordinación de Respuesta ante Emergencias (ERCC), el centro operativo del Mecanismo, moviliza asistencia o experiencia. La ERCC supervisa eventos en todo el mundo 24/7 y puede garantizar un rápido despliegue de asistencia de emergencia a través de un enlace directo con las autoridades nacionales de protección civil. Equipos y equipos especializados, como aviones de combate de incendios forestales, bombas de agua de alta capacidad, búsqueda y rescate, y equipos médicos pueden ser movilizados a corto plazo para despliegues dentro y fuera de Europa.

La activación del Mecanismo fuera de la Unión requiere una solicitud de ayuda del país afectado, a través del Centro de Coordinación de Respuesta a Desastres (ERCC). Esta ayuda también podrá ser solicitada a través o por parte de las Naciones Unidas y sus organismos o de una organización internacional competente.

En caso de intervenir Naciones Unidas, será la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) la que ejerza las labores de coordinación global de las ayudas ofertadas, por lo que la UE respetará la función de dirección de la misma.

Ante la solicitud de ayuda, la Comisión (ERCC) informará de forma inmediata a los Estados miembros; les invitará a desplegar capacidades específicas; facilitará la coordinación de la ayuda ofrecida; y actuará de enlace con el país afectado para determinar las necesidades concretas, la aceptación de ofertas y los procedimientos prácticos para la recepción y distribución de la ayuda sobre el terreno. 

El Estado miembro, al que se haya enviado una solicitud de ayuda a través del mecanismo de la UE, determinará lo antes posible si está en condiciones de prestar la asistencia solicitada e informará de su decisión al ERCC a través del CECIS, indicando el alcance y las condiciones de la ayuda que podría proporcionar.

La Comisión podrá seleccionar, nombrar y enviar un equipo de expertos de apoyo sobre el terreno, compuesto por personal proporcionado por los Estados miembros.

Los mapas satelitales producidos por el Servicio de Gestión de Emergencias de Copérnico también pueden apoyar las operaciones de protección civil. Copernicus proporciona información geoespacial oportuna y muy precisa que es útil para delinear las áreas afectadas y planificar las operaciones de socorro en casos de desastre. 

Cuando se producen crisis en los países en desarrollo, la asistencia de protección civil suele ir de la mano con la ayuda humanitaria de la UE. Los expertos en ambos campos trabajan en estrecha colaboración para garantizar el análisis y la respuesta más coherentes, especialmente en respuesta a emergencias complejas.

En España, el Centro Nacional de Seguimiento y Coordinación de Emergencias de Protección Civil actúa como punto de contacto para la comunicación e intercambio de información con los órganos de la Unión Europea, en el marco del Mecanismo de Protección Civil de la Unión y otros organismos internacionales, así como con los órganos homólogos de otros países con los que España haya establecido un Convenio o Tratado de cooperación en materia de protección civil.

 
 
Seguridad Nacional un proyecto compartido