Comienza en Alemania la Cumbre de Naciones Unidas sobre cambio climático (COP23)

Left
Comienza en Alemania la Cumbre de Naciones Unidas sobre cambio climático (COP23).
Right

 
La 23 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23) está organizada por ONU Cambio Climático, que tiene su sede en Bonn; está presidida por Fiji y cuenta con el apoyo organizativo y logístico del Gobierno de Alemania, la región de Renania del Norte-Westfalia y la ciudad de Bonn. Comenzó el 6 de noviembre y finaliza el día 17 de este mismo mes.

Objetivos

La COP23 se centrará en el impulso de los países a la aplicación del Acuerdo de París de 2015 y en elaborar las directrices para aplicar sus disposiciones sobre cuestiones como la transparencia, la adaptación, la reducción de las emisiones, la financiación, la creación de capacidad y la tecnología. El fin será avanzar en todas estas áreas de manera que las directrices claras puedan quedar terminadas en la COP24 que se celebrará en Polonia en 2018.

Otra de las tareas principales será hacer un primer balance global de esfuerzos colectivos respecto a los compromisos adquiridos en París para 2018.

Esta edición se produce en unos días en los que la Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha alertado de que los cambios bruscos en la atmósfera en los últimos años no tienen precedentes, advirtiendo de que las concentraciones de CO2 en la atmósfera aumentaron en 2016 a una velocidad récord y llegó al nivel más alto en 800.000 años

Así, la OMM apunta que, si no se reducen rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero el planeta se verá abocado a “un peligroso aumento de la temperatura hacia finales de este siglo muy por encima de la meta fijada en el Acuerdo de París”.

En la misma línea, desde el Programa Mundial de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se ha advertido que se deben redoblar los esfuerzos para que esas nuevas tecnologías con bajas emisiones de carbono prosperen.

Agenda

En esta primera semana se celebrarán distintos eventos paralelos y reuniones entre las delegaciones mundiales, hasta que el miércoles por la tarde comience el segmento de alto nivel. Así, entre el 15 y el 16 de noviembre los jefes de delegaciones, ministros y Jefes de Estado y de Gobierno acudirán a Bonn para el tramo final de negociación.

Por parte de España acudirá una delegación oficial de la que formará parte previsiblemente la Ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. También participarán representantes de la Oficina Española de Cambio Climático, ONGs, empresas y otros representantes de la sociedad civil y empresarial.

Compromiso de España en la lucha contra el cambio climático

España, junto con el resto de Estados Miembros de la Unión Europea (UE), participa activamente en este proceso de negociación internacional a través de las reuniones anuales de las Partes de la Convención y del Protocolo de Kioto.

Como parte de la UE y como país firmante de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, tiene la obligación de aplicar las diferentes normas que se acuerdan tanto a nivel internacional como a nivel europeo.

La Embajada de España ante Naciones Unidas depositó el 12 de enero de 2017 el instrumento de ratificación del Acuerdo de París de 2015, convirtiéndose nuestro país desde ese momento en parte de pleno derecho de este acuerdo internacional.

La influencia en la Seguridad Nacional del cambio climático se refleja en la Estrategia de Seguridad Nacional (ESN), que se refiere a él como uno de los potenciadores de los riesgos y amenazas.

Según la ESN, el cambio climático es el gran desafío ambiental y socioeconómico del siglo XXI. Plantea retos de gran transcendencia para la seguridad, como la escasez de agua potable, cambios en las condiciones de producción de alimentos, el incremento de la competencia por los recursos energéticos o el aumento de determinadas catástrofes naturales-inundaciones, tormentas, sequías, incendios forestales u olas de calor-. Estos cambios ambientales también pueden exacerbar las presiones migratorias y, en consecuencia, agudizar las tensiones en las zonas de tránsito y de destino e, incluso, la fragilidad de algunos Estados.

La relación del cambio climático con la seguridad energética es, asimismo, una realidad. De hecho, dos tercios de los gases de efecto invernadero proceden del sector de la energía. En este contexto, la Estrategia de Seguridad Energética Nacional alinea la política en materia energética nacional a la Unión Europea, en concreto hacia los paquetes de energía y cambio climático 2020, 2030 y la hoja de ruta 2050, combinándose las medidas sobre reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, consumo de energías renovables y potenciación de la eficiencia energética.

Para saber más…
 

 
Con el apoyo de Red.es
Seguridad Nacional un proyecto compartido