Comunicado conjunto de la reunión ministerial sobre Libia

Left
Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación
Right

Afirmamos nuestro pleno apoyo al pueblo libio en el mantenimiento de la unidad de Libia y  unas instituciones que funcionen en beneficio de todo el país. Se necesita con urgencia un gobierno de unidad nacional con sede en la capital, Trípoli, lo que permitirá  a Libia   mantener la gobernabilidad, promover la estabilidad y el desarrollo económico. Apoyamos a todos los libios que han exigido la rápida formación de un gobierno de unidad  nacional basado en el Acuerdo de Sjirat, que incluye a representantes de la mayoría de los miembros de la Cámara de Representantes y del Congreso General de la Nación, independientes, municipios, partidos políticos y la sociedad civil que se reunieron en Túnez el 10 y el 11 de diciembre. Saludamos el anuncio de que los miembros del diálogo político de Libia firmarán el Acuerdo Político en Sjirat el 16 de diciembre. Animamos a todos los actores políticos a firmar este acuerdo definitivo el 16 de diciembre y pedimos a todos los libios que se unan en apoyo del Acuerdo Político de Libia y del gobierno de unidad nacional.

Reiteramos nuestro firme compromiso con la soberanía, la integridad territorial y la cohesión social de Libia, y rechazamos cualquier injerencia extranjera en Libia. Respaldamos los esfuerzos del pueblo libio para transformar a Libia en un estado seguro, democrático, próspero y unificado, en el que todos sus habitantes se puedan reconciliar y  la autoridad del estado y el estado de derecho sean restablecidos.

Reconocemos los esfuerzos de los países vecinos, de la Unión Africana, de  la Liga de Estados Árabes y de la Unión Europea por su contribución a conseguir  estos objetivos.
Un gobierno de unidad nacional es esencial para hacer frente, en colaboración con la comunidad internacional, a los retos de la crítica situación humanitaria, de seguridad y  económica del país, incluyendo el desafío de Daesh y otros grupos extremistas y las organizaciones criminales dedicadas a todas las formas de contrabando y tráfico, incluso de seres humanos. Expresamos nuestras condolencias a las familias de los que perdieron la vida durante el conflicto en Libia. Expresamos nuestra determinación para derrotar, trabajando en colaboración con el gobierno de unidad nacional, a los afiliados de Daesh en Libia y para eliminar la amenaza que suponen para la seguridad libia e internacional. Reiteramos nuestro pleno apoyo a la aplicación de la resolución 2213 y otras pertinentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y para hacer frente a las amenazas a la paz, la seguridad y la estabilidad de Libia. Los responsables de la violencia y los que obstruyen y socavan la transición democrática de Libia deberán responder puntualmente por ello.

Reconocemos y apoyamos plenamente el Acuerdo Político de Libia y las instituciones validadas por éste, y comprometemos nuestro apoyo a un gobierno de unidad nacional como el único gobierno legítimo de Libia. Cesaremos los contactos oficiales con individuos que se presenten como parte de instituciones que no estén validadas por el Acuerdo Político de Libia. Respaldamos las instituciones económicas nacionales de Libia, incluido el Banco Central de Libia (CBL), la Empresa Nacional de Petróleo (NOC), y la Autoridad de Inversiones Libia (LIA), que deben funcionar bajo la dirección de un gobierno de unidad nacional encargado de preservar y proteger los recursos de Libia en beneficio sólo de todos sus habitantes.

Estamos dispuestos a apoyar la aplicación del acuerdo político y subrayamos nuestro firme compromiso de proporcionar al gobierno de unidad nacional pleno respaldo político y asistencia técnica, económica, de seguridad y contra el terrorismo, si así  lo solicita.

Instamos a todas las partes a aceptar un alto el fuego inmediato y completo en todas las regiones de Libia. Reafirmamos nuestros compromisos de asistencia humanitaria a los libios que lo necesiten. Deberá facilitarse el paso seguro de la asistencia humanitaria para hacer frente a la crisis humanitaria, sobre todo en Bengasi.

Apoyamos plenamente los esfuerzos del Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas Martin Kobler para facilitar el proceso de diálogo libio y apreciamos el trabajo en este sentido de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia.

Alemania, Arabia Saudí, Argelia, China, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Jordania, Marruecos, Qatar, Reino Unido, Rusia, Túnez, Turquía, Unión Europea, Naciones Unidas, Liga de Estados Árabes, Unión Africana.

 
 
Seguridad Nacional un proyecto compartido