Controles fronterizos extraordinarios en el Espacio Schengen

Left
Controles fronterizos extraordinarios en el Espacio Schengen
Right

 
La Comisión Europea ha trasladado esta semana al Consejo una Recomendación para la prórroga por otros 6 meses de los controles excepcionales de fronteras que en el espacio Schengen mantienen Austria, Alemania, Dinamarca, Suecia y Noruega. El texto incluye que transcurrido este periodo no se pueden prolongar por más tiempo los controles y aboga por la retirada gradual de los controles durante los próximos seis meses.
 
Estos controles fronterizos fueron introducidos por Austria, Alemania, Dinamarca, Suecia y Noruega en 2015, mediante la aplicación del artículo 25 del Código de fronteras Schengen, en el que se contempla la posibilidad de adoptar medidas urgentes con una duración máxima de dos meses.
 

ORIGEN

 
Los controles fueron motivados por el aumento exponencial del número de migrantes y solicitantes de asilo llegados a la Unión Europea a través de sus fronteras exteriores y por el elevado número de movimientos secundarios. Todo ello generó unas circunstancias excepcionales que pusieron en riesgo el orden público, la seguridad interior y el normal funcionamiento del espacio Schengen en su conjunto.
 
La respuesta de las instituciones de la UE se efectuó de acuerdo al artículo 29 del Código de Fronteras Schengen mediante la adopción por el Consejo, en mayo de 2016, de una Recomendación -a propuesta de la Comisión- para la introducción de controles temporales en uno o más Estados miembros. Con ello se autorizaba a seguir con los controles temporales de fronteras en Alemania, Dinamarca, Suecia y Noruega, que posteriormente han sido prorrogados por dos periodos de tres meses.
 
 

SITUACIÓN ACTUAL

 
La situación actual de los hechos que llevaron al establecimiento de los controles de fronteras extraordinarios se ha visto modificada sustancialmente en lo relativo al control de fronteras exteriores de la Unión y al control de migración irregular.
 
En este sentido, desde que fuera aprobada la declaración UE-Turquía en marzo de 2016, el volumen de migrantes llegados a Grecia se ha visto reducido progresivamente mes a mes, hasta la actual disminución del 97%.
Además los esfuerzos llevados a cabo para el control efectivo de las fronteras exteriores de la UE se han visto reforzados con la puesta en marcha de la Agencia de la Guardia Europea de Fronteras y Costas. Estos dos elementos son parte esencial del control de la situación migratoria en las rutas del Mediterráneo oriental.
 
A pesar de todo ello la situación de estabilidad se mantiene frágil ante el elevado número de migrantes irregulares y peticionarios de asilo (60.000 según datos de la Comisión Europea) que permanece en Grecia y el posible incremento de llegadas con la mejora de las condiciones meteorológicas.
 
Una de las prioridades de los Estados miembros e instituciones Europeas en la gestión de la crisis de migrantes en Europa  está siendo segurar la pervivencia del espacio Schengen. A este respecto, cabe destacar:

  • el mandato del Consejo Europeo de febrero de 2016 para el restablecimiento de forma concertada del normal funcionamiento del espacio Schengen,
  • la hoja de ruta aprobada por el Consejo, a propuesta de la Comisión, para reimplantar un sistema de Schengen (Reestablecer Schengen).

 
En estos momentos, además de los cinco Estados miembros anteriormente citados, Francia mantiene controles fronterizos extraordinarios hasta el 15 julio de 2017, por persistente amenaza terrorista en su territorio.
 
 
Fuente: UE
 

 
Con el apoyo de Red.es
Seguridad Nacional un proyecto compartido