Mali: Transición Política, Amenaza y Despliegue Internacional

Left
Mali Misiones
Right

Mali: Transición Política, Amenaza y Despliegue Internacional
09 de septiembre 2021

Tras el golpe de Estado del 18 de agosto de 2020, el país está inmerso en una transición que debería durar un total de 18 meses. Desde entonces, las autoridades se han comprometido a realizar un referéndum constitucional en octubre, elecciones municipales, regionales y provinciales en diciembre y, en febrero de 2022, elecciones legislativas y presidenciales.

Sin embargo, en mayo de 2021, se produjo una nueva asonada militar con la detención y posterior dimisión forzosa del presidente del Gobierno y del primer ministro, acusados de intentar crear un gobierno más inclusivo sin autorización del presidente interino de la República, Assimi Goita. A pesar de la consternación internacional, el proceso transitorio en marcha no se ha paralizado, y el nuevo gobierno mantiene su compromiso de contemplar su hoja de ruta.

Con todo, y aunque se han conseguido ciertos avances en el proceso de transición, el Gobierno y las instituciones transitorias son aún muy débiles, al tiempo que se mantienen las controversias políticas. Además, este periodo está determinado por el aumento de la violencia —tanto yihadista como intercomunitaria— y la inseguridad, así como por las previsiones de transformación de la operación francesa Barkhane, que provocará la reestructuración de la presencia internacional en el país y en toda la región. Con ello, Francia busca un refuerzo de las operaciones, a través de una mayor implicación regional e internacional —en el Sahel Occidental.

Amenazas a la seguridad

La situación de seguridad continúa su alarmante deterioro, tanto por la frecuencia y virulencia de las acciones cometidas por los diversos grupos armados —especialmente, los terroristas yihadistas—, y también por la expansión territorial de sus ataques. De hecho, entre abril y julio de este año, Mali ha registrado las peores cifras en términos de atentados y violencia yihadistas. En particular, es muy preocupante la creciente presencia de grupos yihadistas en el norte (región de Gao) y en el centro del país, así como en las zonas limítrofes entre Mali y Mauritania y en la triple frontera entre Burkina Faso, Malí y Níger. En todas estas regiones, las fuerzas armadas y de seguridad nacionales e internacionales son el principal objetivo.

Tanto la coalición yihadista Jama‘a Nusrat ul-Islam wa al-Muslimin (JNIM), afín a Al Qaeda, como el Estado Islámico en el Gran Sahara (EIGS), filial de Daesh, mantienen su campaña de atentados contra la población local y las fuerzas locales e internacionales; mientras mantienen sus enfrentamientos directos y sacan rédito de los conflictos intercomunitarios para reforzar sus posiciones, obtener recursos y ampliar su campo de acción.

Misiones regionales e internacionales sobre el terreno

FC -G5 Sahel

La Fuerza Conjunta del G5 Sahel (FC-G5S) se creó en 2017 para responder a la expansión de los grupos extremistas armados y violentos, así como al deterioro generalizado de la seguridad en la región. Los jefes de Estado de los países del G5 Sahel (Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger) pusieron en marcha esta iniciativa para mejorar la protección de sus poblaciones y garantizar un entorno favorable para el desarrollo socioeconómico de la región, a través de la unión de los esfuerzos nacionales para luchar contra las amenazas comunes a la seguridad.

EUTM Mali

EUTM Mali —parte del enfoque integrado de seguridad y desarrollo de la UE en el Sahel— es una misión de adiestramiento, no ejecutiva —no combate— excepto las medidas necesarias para la protección de la fuerza. El Cuartel General de la Misión se localiza en la capital Bamako; mientras que el grueso del contingente se encuentra en Kolikouro (a 60 km de Bamako), donde se desarrollan las labores de instrucción. Actualmente, integran la misión 903 militares de 25 países europeos —22 Estados miembro y 3 no UE: Georgia, Moldavia y Montenegro—. El pasado mes de julio, tras relevar a España, Alemania asumió el mando de EUTM Mali.

España se mantiene como el primer contribuyente a EUTM Mali —aporta un 55-60% del contingente europeo—, y es la segunda misión más numerosa de España en el exterior, tras la Misión de Naciones Unidas en Líbano (UNIFIL). Entre las nuevas capacidades aportadas por España en 2021, destaca el Grupo Táctico de Protección de la Fuerza, casi en su totalidad y el despliegue en Bamako de una unidad de transporte aéreo (tres helicópteros NH-90). Con esta unidad aérea se dota de una capacidad inédita a EUTM Mali, que es fundamental para el transporte seguro y rápido de material y personal.

Operación Apoyo a Mali (A/M)

Desde 2013, la operación A/M, con base en Dakar (Senegal), presta apoyo aéreo y logístico a las operaciones militares de Francia (en la actualidad, operación Barkhane), Naciones Unidas (MINUSMA), Unión Europea (EUTM MALI) y la Fuerza G5 Sahel en la región. En la actualidad, España despliega dos aviones militares de transporte del Ejército del Aire.

EUCAP Sahel Mali
 
EUCAP Sahel Mali, que complementa a EUTM Mali, desplegó en 2015 y está integrada por militares de 15 Estados miembros —entre ellos, España— y Suiza, para asistir a las fuerzas de seguridad interna a través de la formación, el asesoramiento estratégico y el equipamiento, para implementar la Reforma del Sector de Seguridad liderada por los gobiernos nacionales.

Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de ONU en Mali (MINUSMA)
 
Naciones Unidas estableció MINUSMA en abril de 2013, con el mandato prioritario de proteger a la población civil, además de colaborar con las autoridades de Mali en la estabilización del país y, desde 2015, apoyar la aplicación del Acuerdo de Paz de Argel. Con más de 15.000 efectivos militares —entre ellos, guardias civiles españoles—, la MINUSMA, a pesar de sus carencias operativas y de material, es esencial para proteger a la población maliense, especialmente en el norte y el centro del país. MINUSMA es la única misión de ONU que despliega en un escenario donde el terrorismo yihadista es la principal amenaza, y también la que ha registrado el mayor número de víctimas mortales (253) en el menor periodo de tiempo.

 
 
Seguridad Nacional un proyecto compartido